Ataque Radiológico

Los desastres pueden ocurrir en cualquier momento. Esté preparado para tomar acciones antes, durante y después.

Ataques Radiológico
Un ataque radiológico es la difusión de material radiactivo con la intención de hacer daño. Los materiales radiactivos se utilizan a diario en laboratorios, centros médicos, plantas de irradiación de alimentos y para usos industriales. Si son robados o adquiridos de otra forma, muchos de estos materiales se podrían utilizar en un dispositivo de dispersión radiológica (RDD, por sus siglas en inglés).
Una “bomba sucia” es un tipo de RDD (Radiological Dispersal Devise) que utiliza una explosión convencional para dispersar material radiactivo sobre un área específica. El término bomba sucia y RDD se usan indistintamente en la literatura técnica. Sin embargo, RDD también podría incluir otros medios de dispersión, tales como la colocación de un contenedor de material radiactivo en un lugar público, o el uso de un avión para dispersar material radiactivo en forma de polvo o aerosol.
Una bomba nuclear crea una explosión que es miles de millones de veces más potente que cualquier explosivo convencional que pueda ser usado en una bomba sucia. El hongo que resulta de una detonación nuclear contiene partículas finas de polvo radiactivo y otros desechos que pueden cubrir áreas grandes (desde decenas a cientos de millas cuadradas) con “polvo radioactivo”. Por el contrario, la mayor parte de las partículas radiactivas dispersas por una bomba sucia probablemente caen al suelo a unas pocas cuadras de la ciudad o millas de la explosión.
La mayoría de las lesiones causadas por una bomba sucia ocurren probablemente debido al calor, escombros, polvo radiactivo y a la fuerza de la explosión convencional que se utiliza para dispersar el material radiactivo, afectando sólo a las personas cercanas al lugar de la explosión. En los niveles bajos de radiación que se esperan de un RDD, los efectos inmediatos en la salud debido a la exposición de la radiación probablemente serían mínimos. Los efectos de salud a la exposición a la radiación se determinan por la cantidad de radiación absorbida por el cuerpo, el tipo de radiación, los medios de exposición externa o interna (absorbida por la piel, por inhalación o ingestión) y la duración del tiempo de exposición.

Los efectos de la radiación tienden a ser directamente proporcionales a la dosis de radiación. Si se puede hacer una estimación aproximada de la cantidad de radiación que recibió una persona, se sabrá mucho acerca de los efectos en la salud.

Busque información detallada en la televisión local y emisoras de radio, la página de manejo de emergencias de su gobierno local, los sitios Web del gobierno federal, como la Federal Bureau of Investigation y por sus medios de comunicación social como Twitter y Facebook.



Antes
Prepárese para un ataque radiológico conociendo el mejor método para protegerse y proteger a su familia durante un ataque es la utilización del tiempo, la distancia y la cobertura. Después de una explosión radiológica, usted debe:

  • Reduzca al mínimo el tiempo de exposición a los materiales de radiación de la bomba sucia.
  • Manténgase a buena distancia de la fuente; caminar, incluso una corta distancia de la escena podría proporcionar una protección significativa ya que la tasa de dosis se reduce drásticamente con la distancia.
  • Protéjase de la exposición externa y la inhalación de material radiactivo.
1 – Completar el Plan de Emergencia Familiar y discútalo en familia. Esta es una manera sencilla de mantener a cada miembro de la familia al tanto de la información crítica: dónde encontrarse en caso de que se separen, a quién llamar y qué va a hacer si ocurre un ataque radiológico.

2 – Complete la Tarjeta de Contactos de Emergencia y colóquela en su Equipo de Emergencia.

3 – Prepare su Equipo de Emergencia. El Equipo de Emergencia debe ser de fácil acceso si usted y su familia se ven obligados a refugiarse en el mismo lugar (quedarse en casa), por un período de tiempo.

Buscar refugio en un evento RDD es absolutamente necesario. Hay dos tipos de refugios (explosión y lluvia radioactiva). A continuación se describen los dos tipos de refugios:

  • Refugios para explosión están específicamente construidos para ofrecer algún tipo de protección contra la presión de la explosión, radiación inicial, el calor y el fuego. Pero ni siquiera un refugio para explosiones puede resistir el impacto directo de una explosión nuclear.
  • Refugios para lluvia radioactiva no necesitan ser especialmente construidos para brindar protección contra tal. Puede tratarse de cualquier espacio protegido, siempre que las paredes y el techo sean lo suficientemente gruesos y densos como para absorber la radiación emitida de las partículas del la lluvia radioactiva.

 
Pregúnteles a los funcionarios si se designó algún edificio público de su comunidad como refugio para lluvia radioactiva. Si no se designó ninguno, haga su propia lista de posibles refugios cerca de su hogar, lugar de trabajo y escuela. Estos lugares incluirían sótanos o el área central, sin ventanas, de los pisos ubicados en la mitad de edificios altos, así como transportes subterráneos y túneles.

Si usted vive en un edificio de apartamentos o en un edificio alto, hable con el administrador sobre cuál es el lugar más seguro del edificio para refugiarse y sobre cómo mantener a los ocupantes del edificio hasta que sea seguro salir.

La evacuación cuando una nube radioactiva esté pasando podría resultar en mayores exposiciones que refugiarse en un lugar. La mejor línea de acción estará a cargo de los funcionarios de emergencia.



Durante
Si se encuentra afuera cuando se produce un ataque radiológico, cúbrase la nariz y la boca e ingrese a un edificio cercano. Es importante reducir al mínimo el tiempo de exposición y aumentar la distancia para protegerse de la exposición potencial.
 

  • Si se encuentra en el interior, revise su edificio por daños y encuentre un mejor refugio si es necesario.
  • Cierre las ventanas y puertas y apague todos los sistemas de calefacción, refrigeración y ventilación.
  • Quédese en el lugar y manténgase informado a través de radio o televisión local.
  • Protéjase con una pieza de material gruesa entre usted y los materiales radiactivos.
  • Manténgase alejado de cualquier columna de humo o nube de polvo.
  • Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo de papel, filtro o un paño húmedo para evitar la inhalación o la ingestión de material radiactivo.
  • Camine hacia adentro de un edificio, con puertas y ventanas cerradas, lo más rápido que pueda y de una manera ordenada y escuche la información de los auxiliares de emergencia y de las autoridades.
  • Quitar las ropas contaminadas tan pronto como sea posible, colocarlos en un recipiente sellado, como una bolsa de plástico. La ropa puede ser utilizado más adelante para calcular su exposición.
  • Lave suavemente la piel para eliminar la posible contaminación, asegúrese de que ningún material radioactivo entra en la boca o se transfiere a áreas de la cara donde se pueda mover 12 fácilmente hacia la boca y pueda ser ingerida. Por ejemplo, no coma, beba o fume antes de eliminar la contaminación.
Después
Después de un incidente radiológico, recuerde que si usted está expuesto puede exponer o contaminar a otras personas con quienes entre en contacto. Evite el contacto con otras personas hasta que usted (o ellos) sean descontaminados. Busque atención médica después de que los funcionarios le indiquen que es seguro salir de su ubicación, especialmente si usted ha inhalado o ingerido material radiactivo. No regrese o visite el lugar del incidente, por ningún motivo, hasta que las autoridades locales lo hayan declarado que es seguro.
 

En los días y semanas posteriores al uso a un RDD, los funcionarios podrían:

  • Establecer, con cuidado, un plan de seguimiento y evaluación de las zonas afectadas.
  • Imponer cuarentenas cuando sea necesario para evitar más exposición.
  • Eliminar la contaminación de las áreas donde las personas sigan expuestas.
Una de las preocupaciones a la exposición de radiación es un riesgo elevado de desarrollar cáncer más adelante en la vida. Un programa de vigilancia médica a largo plazo podría ser establecido para las víctimas de un ataque radiológico significativo para poder vigilar los efectos potenciales para la salud.

Volver arriba
 

Compartir: