Enfermedades Transmitidas por Alimentos

Los desastres pueden ocurrir en cualquier momento. Esté preparado para tomar acciones antes, durante y después.

Enfermedades Transmitidas por Alimentos
Enfermedades transmitidas por alimentos (a veces llamada enfermedades alimenticias o intoxicación por alimentos) es cualquier enfermedad resultante del consumo de alimentos contaminados, bacterias patógenas, virus o parásitos que contaminan los alimentos. Cada año, 48 millones de personas (1 de cada 6 estadounidenses) en los EE.UU. se enferman por los alimentos contaminados. Los alimentos pueden contaminarse a través de una variedad de mecanismos y puede ocurrir en cualquier etapa en el proceso de producción de alimentos para el consumo.

  • Malestar estomacal
  • Calambres abdominales
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Fiebre
  • Deshidratación
  • Lavado inadecuado de manos
  • La contaminación intercambiada
  • Temperatura de almacenamiento y cocción
  • Contaminación de los alimentos por residuos

 
Puede encontrar información detallada sobre las enfermedades transmitidas por alimentos si se pone en contacto con su departamento de salud local o si visita el sitio Web del Centro de Control de Enfermedades (Center for Disease Control).



Antes
En el hogar, la prevención de enfermedades transmitidas por alimentos consiste principalmente en las buenas prácticas de seguridad alimentaria. Muchas formas de intoxicación por alimentos pueden prevenirse, incluso si la comida está contaminada, con el hecho de cocinarla completamente y comerla enseguida o refrigerarla de forma efectiva. Asegúrese de lavarse bien las manos con agua tibia y jabón antes de preparar alimentos. Si usted está enfermo o ha estado enfermo en los últimos 3 días, no prepare comida para otras personas.
 

1 – Completar el Plan de Emergencia Familiar y discútalo en familia. Esta es una manera sencilla de mantener a cada miembro de la familia al tanto de la información crítica: dónde encontrarse en caso de que se separen, a quién llamar y qué va a hacer si ocurre una enfermedad transmitida por alimentos.

2 – Complete la Tarjeta de Contactos de Emergencia y colóquela en su Equipo de Emergencia.

3 – Prepare su Equipo de Emergencia. El Equipo de Emergencia debe ser de fácil acceso si usted y su familia se ven obligados a refugiarse en el mismo lugar (quedarse en casa), por un período de tiempo.

  • Manténgalos limpios
  • Mantenga los alimentos crudos y cocinados por separado
  • Cocínelos completamente
  • Mantenga los alimentos a temperaturas seguras
  • Utilice agua potable y materias primas
Alimentos perecederos crudos o cocidos (alimentos que se pueden echar a perder) deben ser refrigerados o congelados rápidamente. Si los alimentos perecederos reposan a temperatura de ambiente por más de 2 horas, quizás no sea seguro comerlos. Los refrigeradores deben ser fijados a 40 grados o menos y los congeladores deben mantenerse a 0 grados.
Los alimentos deben ser cocinados el tiempo suficiente y a una temperatura lo suficientemente alta como para matar las bacterias dañinas que causan enfermedades. Se debe utilizar un termómetro para carnes para asegurarse que los alimentos sean cocinados a una temperatura interna apropiada:
- 145 grados para asados, filetes y chuletas de res, ternera, cerdo y cordero, seguido de 3 minutos de tiempo de descanso después que la carne se aleja de la fuente de calor
- 160 grados para la carne de res molida, ternera, cerdo y cordero
- 165 grados para las aves de corral

  • Los alimentos fríos se deben mantener fríos y los alimentos calientes deben mantenerse calientes.
  • Las frutas y verduras deben ser lavadas con agua corriente antes de comer, cortar o cocinar. Un cepillo para alimentos puede ser utilizado con agua corriente para lavar frutas y verduras de la piel gruesa.
  • La carne cruda, aves, mariscos y sus jugos deben mantenerse lejos de otros alimentos.
  • Las personas deben lavarse las manos por lo menos durante 20 segundos con agua tibia y jabón antes y después de manipular carne cruda, aves, pescados, mariscos, frutas o huevos. Antes de manipular cualquier alimento, las personas también deben lavarse las manos después de usar el baño, cambiar pañales o tocar a los animales.
  • Los utensilios y superficies deben limpiarse con agua caliente y jabón antes y después de que se utilizan para preparar los alimentos. Cloro diluido (1 cucharadita de lejía en un ¼ de galón de agua caliente) puede también ser utilizado para desinfectar los utensilios y superficies.



Durante
El único tratamiento necesario, contra la mayoría de las enfermedades transmitidas por los alimentos, es restituir los líquidos y electrolitos que se pierden para así prevenir la deshidratación. Recuerde que los bebés y los niños son propensos a deshidratarse con mayor rapidez por la diarrea y el vómito, debido a su menor tamaño corporal. Las personas mayores y los adultos con sistemas inmunológicos débiles también deben tomar soluciones de rehidratación oral para prevenir la deshidratación.

Los medicamentos de venta libre pueden ayudar a detener la diarrea en adultos. Sin embargo, las personas con diarrea con sangre (un signo de bacterias o infección por parásitos) no deben usar estos medicamentos. Si la diarrea es causada por bacterias o parásitos, los medicamentos de venta libre pueden prolongar el problema. Los medicamentos para tratar la diarrea en adultos pueden ser peligrosos para los bebés y los niños y sólo debe ser dados bajo la supervisión de un profesional de la salud.
 

  • Beba muchos líquidos como jugos de frutas, bebidas deportivas, bebidas gaseosas sin cafeína y caldos para reemplazar los líquidos y electrolitos.
  • Beba pequeñas cantidades de líquidos claros o chupe cubitos de hielo si el vómito es un problema.
  • Reintroduzca gradualmente alimentos, comenzando con alimentos suaves y fáciles de digerir como el arroz, las papas, pan tostado o pan, cereales, carne magra, puré de manzana y plátano.
  • Evite los alimentos grasos, alimentos azucarados, productos lácteos, la cafeína y el alcohol hasta que la recuperación sea completa.
  • Proporcionar soluciones de rehidratación oral come el agua y las bebidas con electrolitos.
  • Déle a su niño alimentos tan pronto como tenga hambre.
  • Déle leche materna a los bebés o fórmula sin diluir, como de costumbre, junto con soluciones de rehidratación oral.
Si se diagnostica la causa específica de la enfermedad transmitida por los alimentos, el médico puede recetar medicamentos, como antibióticos, para tratar la enfermedad. La hospitalización puede ser necesaria para tratar los síntomas y complicaciones que amenazan la vida, tales como la parálisis y la deshidratación severa.

Volver arriba
 

Compartir: